27 jun 2010

Recuerdos cursis de un adolecente tardio lleno de lugares comunes

La suave voz de la cantante de jazz se derrite en mis oídos
El tiempo, tirano implacable, no ha podido destruir tu recuerdo
Las notas del piano son dulces lenguetazos de nostalgia
Hilvanando signos, busco la palabra perfecta que te describa
Suspiro al ritmo de un contrabass que da el firme soporte a la exquisita cadencia de una voz privilegiada
Recordarte es disfrutar la buena música ó beber café con un Milky Way