24 ago 2020

¿Por qué hay gente que no baila en las bodas? Ésta pudiera ser solo una causa... Cada rosa tiene su espina como cada vaquero su canción.

Hay personas que se preguntan por que no bailo. Creen que estoy muy estúpido y no sé bailar. No saben el por que digo que no cuando me invitan. Si supieran la verdadera historia.
Yo era un vaquero como muchos de ustedes aquí en Monterrey. Siempre traía puestas, y bien puestas mis botas vaqueras, mi cinto piteado, sombrero resistol, pantalones wrangler... En fin, un vaquero hecho y derecho. Mi troca una Ford 78 caja cortita, 8 cilindros bien arregladita, pa jalar y pa tirar chopo en los balies. Los fines de semana era de ir al Farwest Rodeo, estaba de moda en esos años. Cuando llegaba ese día ensuciaba la camioneta de lodo. Le enganchaba la traila y le aventaba unas pacas de zacate. Las botas las llenaba de caca de vaca. Si así como lo oyen. Éste look de camioneta sucia y vaquero sudado era el mejor truco para ligar morras. Ya nomás les decía que venía del rancho y que vine a vender unos becerros. Y pos que tenía unas cuantas tierras y ganado. Caían las morras. Neta que si. Y pos aparte, no es por nada pero bailaba chingón.  Y pos uno guerco no mide. Nunca tiene llenadera el cuerpo. Ya saben como es eso. Para esto yo tenía mi morra que también bailaba con madre. Siempre ganábamos todos los concursos que había ahí. Y también los que organizaba un vato en la tele. Jesús Soltero. Todos los ganamos la morrita y yo. Pos en una de esas noches que andaba de cabrón sin la morra, yo solo en el rodeo, alguien le pitarreo a mi potranca y se me armo gacho. Se puso fea la película vatos. La noche se hizo larga queriéndola contentar. 
Lo peor es que teníamos una competencia de baile al día siguiente en la tele.
En fin contenté a la morra. Después de incarmele, llorarle e implorar su perdón. Pero ps la espina ya estaba clavada. Al otro día la noté fría como el viento peligrosa como el mar... Juimos al concurso ese de baile y en una vuelta mortal. Me miró a los ojos. Nunca podré olvidar esa mirada. Profunda y triste. Muerta... Soltó mis manos y cayo de espaldas chicoteandole la cabeza contra el suelo destrozándose la nuca. Aún escuchó el golpe seco en el suelo. Murió instantáneamente. Pero la neta siento que yo la maté. Y no ese día en el concurso de baile. No, no, no. 
Ella murió la noche anterior cuando me cacho cogiendo con otra en el estacionamiento del Farwest... Ese día este cowboy colgó el sombrero, guardó las botas, el cinto piteado, los wrangler entallaos y luego después de un tiempo los queme en la parrilla pa hacer carne asada. Mi depresión era grande, intenté quitarme la vida pero nunca tuve éxito. 
Un día bendito Dios pasaron unos hermanos, hermanos en el rock&roll y me hablaron del death metal, del jar cor del rock progresivo. Mi vida cambió hermanos, desde ahí cambió para siempre. Ahora que saben mi historia, espero no me juzguen a la ligera cuando me inviten a bailar o cuando en las bodas me vean quedarme sentado y todos bailando Payaso de Rodeo. Mientras ustedes dusfrutan mi corazón se desangra. Cuantas historias de éste tipo hay en cada alma rockera. Espero que ésto que les he compartido sirva para que no sean tan duros con mis hermanos rockeros. No, no somos estúpidos que no sabemos mover los pies. Solo somos Rockers con una historia triste de vaqueros dentro. 

Insomnio y sueños premonitorios

Sueños Premonitorios 

 

Últimamente duermo a toda madre, antes batallaba para dormir, hoy hasta sueño.

 En ocasiones sucede que despierto a medio sueño, me levanto, voy al baño,vuelvo a dormir y puedo continuar con el sueño, como si hubiera puesto stop y luego play.
 
Muchos de éstos son premonitorios. Sólo a algunas personas les cuento porque luego te miran raro y me entero que le platican a otros que me estoy volviendo algo loco.
 
Hace un momento después de comer, me senté en el sillón a escuchar un poco de música. Mis perros y gatos descansaban junto a mi, unos encima, otros en el suelo.
 
Entré en un sopor muy agradable hasta quedar dormido. Soñé al coyote y al correcaminos. Que sensación tan agradable ver que por fin lo alcanzaba y se lo comía.
 
Así yo. Algún día te alcanzaré en tús correrías, igual que el coyote al correcaminos te comeré mija.🤤